El blog de Lobezno

archives


miércoles, octubre 08, 2003

 
Bueno, ya he vuelto de Canarias. Mucho sol, mucha playa, compras a mogollón (entre ellas una fantástica cámara digital a la que pienso sacarle todo el partido posible)... en fin, lo típico. Tendré que volver un día de éstos, aprovechando que tengo a un colega por esos lares en los próximos dos años.

Ya he empezado con las clases. Al final aprobé la Médica, así que el balance total no ha sido muy malo que digamos: 4 aprobadas de las 6 que me había matriculado.

Reformas en la habitación: El cuento de nunca acabar. El sábado se supone que me ponen la tarima flotante. Sería estupendo poder tener montada la cama de Ikea para la próxima semana. Si me ponen en unas tres semanas la mesa en L ya sería la repera.

¿Más novedades? Pues no se me ocurren muchas. Si acaso que ya no estoy a dieta y que como siempre, estoy sin un duro, pero aparte de eso todo muy bien.

posted by Logan 7:37 p. m.


viernes, septiembre 19, 2003

 
Buenas, buenas. Sí, sigo vivo :)
Novedades (en orden o desorden cronológico):
Ya no hace falta que me preocupe más por la Prótesis I. Ahora a por la segunda parte de la parte contratante.
También me quité la Odontopediatría II (todo esto en Junio). Aún no sé si me he quitado la Médica (septiembre). El examen no salió del todo mal (chollo de preguntas a decir verdad, pero no lo llevaba muy allá), pero prefiero no tirar cohetes hasta no saber la nota. Resto: no presentados. Tocará un año cargadito, pero creo que no será demasiado estresante. Ya veremos.
Verano: Hacer que curraba y cobrar por ello. No está mal. Aunque creo que en el fondo el sueldo me lo gané por aguantar a la imbécil de la enfermera que me tocó la desgracia de sufrir durante buena parte del verano. Espero que le vaya fantásticamente bien en su nuevo trabajo, que así las probabilidades de volver a encontrármela se reducirían prácticamente a cero.
En cuanto a la pasta, es una lástima que dure en mis bolsillos lo mismo que una ensaimada en casa de mi hermana. Eso sí, peasso de reforma que voy a hacer en mi habitación. Me sé el catálogo de Ikea como si lo hubiese maquetado yo mismo (podría decirse algo similar de las ofertas varias del Carrefour, Alcampo o Hipercor).
Viajes:
Valencia (ya iba siendo hora de conocer la ciudad): Muy buena compañía (y no, no me refiero a Iberia), los arroces estupendos, la playa con poca gente por aquello de ir en junio, el ali oli de lujo y la horchata de puro vicio. Descubrí lo buena que podía estar la leche merengada.
Barcelona: Debe ser ya mi sexto o séptimo viaje a la ciudad condal. Como siempre, encantado de estar allí. Cada vez estoy más convencido de que me iré a vivir a una ciudad con mar y bcn o alrededores sería una estupenda candidata.
Mis amig@s catalanes un encanto, as usual. Encima me presentaron a más gente maja y mira que me parecía difícil, yo que pensaba que ya habrían agotado el cupo... :P
Me he quedado con unos cuantos buenos recuerdos, como por ejemplo el atardecer en el paseo marítimo escuchando absorto el sonido de las olas o las charlas en las escalinatas de la plaza del Pi mientras devoraba las tarrinas de una heladería cercana (servidas por unas heladeras sorprendentemente amables... ahora que no me lee E.). Y también me he traído un peasso de recuerdo, éste más tangible, que pienso colocar en un lugar destacado de mi reformada habitación: muñequito de un dentista con sillón dental y paciente (con su servilletita y todo) hechos a base de tuercas, clavos y tornillos. Algún siglo de éstos pondré foto del mismo. Para otra ocasión puede que me pille la versión sádica, que quizá hubiera pegado más con mi sentido del humor, pero como estoy de reformas... :P

La única espinita que me ha quedado ha sido no ver por última vez a Copito de Nieve. Lástima.

Mallorca: Boda no muy larga, la novia muy guapa (en algo se tenía que notar que era de la familia, modestia aparte), el banquete muy bueno, la música pasable y las copas bien (no había Cardhu, pero me apañé bastante con los Havana de 7 con Coca-Cola). Creo que tras esa noche mi ya de por sí pobre reputación entre la familia ha caído por los suelos. Mejor, ahora ya sólo puede mantenerse o mejorar :P Según testigos presenciales acabé bailando hasta con las columnas, pero para mí que eran meras calumnias. Chapurreé en inglés y hasta creo que me invitaron a pasar unos días de gorroneo en casa de un primo de Vodo (o puede que la tarjeta de visita fuera de un sicario al que daría mi descripción precisa en caso de aparecer por su ciudad. Vete tú a saber, estos alemanes como hablan tan raro... ).
Aparte de la boda de mi prima, poco más que contar: arreglarle el ordenador a la prima que me alojó en su casa (que no era la novia, dicho sea de paso), tomar el sol (la verdad es que he cogido bastante color pese a que el tiempo acompañaba sólo a ratos), darme paseitos en solitario por el casco antiguo (me gustó mucho), comprar ensaimadas y ser abandonado por mi madre en un súper. Para mí que ha visto Tanguy y está intentando emular las tácticas de la peli.

En fin, de momento poco más, que es tarde y hay que dormir.

posted by Logan 2:43 a. m.


jueves, abril 03, 2003

 
Hoy examen de Prótesis, 2º parcial: me presenté (oeeeee...primera ola... ). Apenas había estudiado ("¡olé, qué huevos!" oooooeeeeeeee... 2ª ola). He contestado 13 de las 15 preguntas ("torero, torero" "el estadio se viene abajo, señores" OOOOOEEEEEEEEE... 3ª ola). En fin, una máquina estoy hecho :) Una pena que mi memoria no diera para más, porque para colmo sabía perfectamente de qué iban las dos que no contesté. Pero es que no recordaba con qué líneas eran paralelas los attaches, sólo me acordaba de una y eran tres y la del microfresado coronario la tenía en la punta del boli, sé que lo había leído por la tarde, un par de horas antes del examen, pero nada, no hubo manera, no salía la indicación de marras. En fin, si las repiten en el final serán dos preguntas acertadas, fijo :)
Me da que la Prótesis este año no va a suponer ningún problema. Le estoy temiendo más a la Perio y a la Médica. El jueves de la próxima semana será el final de Médica, primer examen realmente gordo, tras el del sábado pasado al que no me presenté (el final de Odontopediatría, pero no importa tanto, sigo teniendo disponibles las 2 convocatorias de junio y septiembre, es que es un final que si suspendes no corre convocatoria, pero la verdad es que hubiera molado quitarse la asignatura a estas alturas de curso). En fin, esta semanita va a ser intensa, pero espero que no tanto, tengo pasados a ordenador casi todos los apuntes, así que me resultará más fácil estudiarla, que no es lo mismo estudiar con la letra de otro (con la mía es casi peor si cabe :P ) que estudiar con letra de imprenta, que hasta puedes hacer lectura rápida y todo :)

Por lo demás, estas semanillas sin escribir han sido de altibajos, al principio parecía que iba disparado como un cohete en pos de mis metas a corto plazo, pero pegué un frenazo en seco hace un par de semanas. Pero creo haber vuelto a coger el Norte. Mañana no pasa sin que vuelva a anotar en mi fantástica hoja de registros las horas de estudio (es que por iniciativa propia me hice una hoja de cálculo chulísima con gráfica incluida y todo... monísima, de verdad... si hasta daban ganas de estudiar aunque sólo fuese por el mero placer de ver las barritas de colorines). Una lástima que ciertos proyectos no hayan cuajado, pero al menos seguiré dando la tabarra, que ya es mucho. E incluso con energías renovadas. Si al final las técnicas de relajación (con las que llevo ya un mes y medio, más o menos) van a ser efectivas y todo, je, je. No quiero ni pensar cuando empiece con las de meditación, eso va a ser la caña (de hecho, ya he empezado a hacer algún que otro ejercicio básico de respiración).

Por otra parte, ya he recuperado mis cómics, lo cual siempre es una buena noticia para un comiquero que se precie. Akira y Berni Wrightson son demasiado buenos como para no echarlos de menos en todos estos meses... lo que me recuerda que tengo que devolverle a P. su Tierra X, al menos los números que llevo leídos... está claro que ya los cómics de superhéroes se me atragantan bastante y cuando están todos mezclados es el acabóse.

De paso, la conversación que tuve con D. fue cuando menos curiosa. No pude evitar reír ante cierto ramalazo de ingenuidad por su parte. Tengo mis dudas de que haya llegado a entender algo, desde luego por su comentario me dio la impresión de que no. En fin, algún día puede que lo entienda. O no. Who cares.

En fin, son las dos y media y ya ha comenzado la cuenta atrás para mi primer examen final serio. Hala, un ratito de relajación antes de dormir y mañana a las 7 arriba para ir a clase. Lo cual supone que tengo unas cuatro horas de sueño. No problem. Y por la tarde quedaré con mi tocayo para estudiar. Tengo que decidir a qué actividad del gimnasio me apuntaré mañana. ¿Bailes de salón? ¿Spinning? ¿Step? Hmmm... ahora que recuerdo las clases de step de los jueves están bastante bien, pero echo de menos el spinning... y las pesas las tengo un tanto abandonadas... en fin, consultaré con la almohada. Pero tengo que retomar el ejercicio, que hoy he estado un ratillo después del examen y está claro que me sienta de vicio.

posted by Logan 2:35 a. m.


lunes, febrero 24, 2003

 
Actualizaciones varias.
Pedido de la Dreamcast: No me funciona casi nada de lo importante. El conector para VGA no rula con las consolas europeas. Si quiero usar mi monitor los juegos me salen en un bonito color verde oscuro. (Nota mental: Debo usar la VGA sólo cuando quiera enfrentarme con un daltónico). La pistola, así, así. El otro día conseguí jugar algo al House of the Dead 2 sin que me mataran en la primera fase, pero me la esperaba más precisa. En cuanto a las maracas, beor me acaba de decir que las suyas sí le van bien, pero que cuando están muy cerca una de la otra interfieren entre sí. Ahora mismo me pongo a trastear con los cables y las distancias, que no puede ser que no me acabe los retos del nivel Maracas King. También me dijo que le funciona uno de los conectores para las alfombras. Yo sólo había probado con uno y no rulaba. Ya mismo compruebo el otro.

Terapeuta: Al final me quedé con el primero. A lo largo de las tres sesiones que llevo con él me ha ido cayendo cada vez mejor. El último día hasta se quedó una media hora más de lo que correspondía. Qué majo.

Prótesis: El martes en las prácticas nos corregían el montaje de dientes artificiales. Este año a los mejores de cada aula les van a polimerizar sus prótesis (proceso que se hace en laboratorio a altas temperaturas con el acrílico definitivo, ése de color rosita, el que es parecido a la encía y no la castaña medioverdosa que usamos para las planchas base). El caso es que el profe me dijo que la encerara bien que el próximo martes decidirá entre mi montaje y el de otra chica. Yo ya con eso estoy más feliz que una perdiz. Peasso de montaje que he hecho, oiga.

Exámenes: El viernes tuve uno. Para habérmelo preparado en tres días estuvo de puta madre. Aunque ya veremos, que después del de Médica yo ya no me fío un pelo. Pero la nota es lo de menos, lo importante es que me gustó la sensación que tuve los días previos: la proximidad del examen no me produjo bloqueo, como hasta ahora, sino que volvió a ser un estímulo para estudiar. Como antaño. La diferencia es sustancial. Eso sí, llegué casi diez minutos tarde (en realidad justo cuando el tío acababa de repartir las hojas y se disponía a dictar las preguntas, así que no me perdí nada). Nota mental: al próximo tengo que llegar antes.

Varios:
Estoy a dieta. No puedo tomar ni cervezas, ni quesos curados, ni yogures, ni chocolate ni Coca-Cola… Buahhhhhhh. Bueno, habrá que ser positivo: ya sólo me falta empezar a ir con más regularidad al gimnasio y lo mismo de rebote hasta se me marcan los abdominales, je, je.
La semana pasada no fui a bailes de salón, pero esta semana recupero el tiempo perdido, fijo. Hoy me surgieron dos planes distintos para ir a bailar por ahí (del próximo fin de semana no paso sin hacer horas extra fuera del gimnasio) pero renucié a ambos porque mi amiga M. (bueno, ya no sé cuántas tengo con esa inicial, pero es igual, tampoco es un dato muy trascendental, digo yo) me recomendó encarecidamente que fuera a ver un espectáculo llamado Noveau Reciclage que finalizaba hoy en el Alfil. Así que me fui con mis padres al teatro. Me lo pasé como un enano. Si se pasan por Barna id a verles que merece la pena.

posted by Logan 1:25 a. m.


viernes, febrero 07, 2003

 
Se me olvidaba: el otro día lo pasé fatal antes del examen de Psicobiología. Supongo que el hecho de enterarme un par de horas antes de que había sacado la peor nota de la clase (un 1'8) en el examen de Patología Médica Bucal (asignatura en la que todo el mundo me dice que por aquello de ser médico debería tener ventaja) debió influir bastante. Era el examen en el que había contestado 8 de las 9 preguntas de que constaba. Empecé a comerme el tarro conque si no merecía la pena seguir luchando, que si no soy capaz de enterarme de las cosas que leo, que si no me concentro, etc, etc. Realmente lo pasé muy mal, pero a pesar de todo me presenté al examen: Notable. Por algo se empieza, digo yo, aunque sea una optativa de tipo test y no por escrito como suelen ser las troncales.
Eso sí, el agobio previo al examen trajo sus consecuencias: cambio de terapeuta. Hoy me he entrevistado con el primero (la otra para la próxima semana). Buena impresión. Lástima que el sitio donde curre no me mole un pelo; hay mucho ruido.
Mañana maracas. Por fin podré acabarme el modo Challenge del Samba de Amigo (espero).

posted by Logan 3:10 a. m.

 
En el ajedrez hay un dicho que dice que muchas veces es más poderosa la amenaza que la propia ejecución de la misma. En multitud de partidas se puede ver cómo un jugador por temor a una jugada determinada (el avance de un peón, un jaque, que un caballo enemigo ocupe una casilla fuerte, etc, etc.) realiza jugadas cuyo único objetivo es parar dicha amenaza, pero a costa de ir empeorando paulatinamente su posición, ya sea limitando la capacidad de movimientos de sus propias piezas, entorpeciéndose unas a otras, o bien debilitando casillas importantes. Al final lo que suele ocurrir es que la posición sufre de parálisis crónica: se llega a una situación en la que apenas quedan jugadas disponibles y las que hay no son muy buenas que digamos. En ese momento basta conque el contricante lance un ataque en otra zona del tablero para que, dada la escasa capacidad de respuesta, no se puedan contrarrestar las nuevas amenazas y la posición termine desmoronándose como si de un castillo de naipes se tratara.

En cierta manera creo que eso es lo que me ha estado pasando estos años: he estado tan obsesionado con la idea de no acabar la carrera y de que en caso de conseguirlo no llegaría a ser un buen profesional, que poco a poco me he ido centrando más en los fracasos que en los logros hasta autoconvencerme de mi incapacidad para conseguir las metas que me propusiera. He de reconocer con cierta rabia que soy bueno convenciéndome.

En fin, si algo bueno tiene todo lo que me ha pasado estos últimos meses (ahora que lo pienso ya va casi un año) es que he visto que la amenaza de suspender Prótesis no era tan sumamente catastrófica como presumía: no se ha hundido el mundo ni se ha caído el cielo sobre mi cabeza. A lo sumo me han cobrado más por la matrícula. Así que es más que probable que tampoco pase nada grave en caso de no acabar la carrera, aunque de momento casi que paso de comprobarlo empíricamente. Lo dejaré en mera hipótesis.

Por cierto, el otro día coincidí con un jugador de mi quinta (bueno, en realidad un par de años mayor que yo) y hablando del ajedrez le dije que lo tenía muy abandonado y comenté medio de coña que aunque seguía jugando la liga cada vez perdía más partidas y que, eso sí, estaba consiguiendo una gran uniformidad en mis resultados. Me dijo que si pensaba eso antes de jugar cada partida que no le extrañaba en absoluto. Touché.

posted by Logan 2:52 a. m.


sábado, enero 25, 2003

 
Estoy bastante liado últimamente y con dos exámenes para el día 30 no estoy yo por la labor de escribir mucho en el blog, pero la verdad es que estos últimos días han sido interesantes y me apetece contaros alguna que otra cosilla, sobre todo después de no haber podido ver a aquellos de vosotros que estuvisteis por aquí (siento lo sucedido).

Hoy han pasado varias cosas que me han sorprendido por lo inesperado. La primera y más importante es que M, una compañera de mi facultad, se enteró de que ayer (o quizá debiera decir anteayer, porque ya estamos a sábado) era mi cumpleaños y ni corta ni perezosa me llevó esta mañana un pastel del Horno de San Onofre (una de las mejores pastelerías que hay por los madriles, dato informativo para la próxima vez que vengáis) con dos velitas, una con el 3 y otra con el 0 (alguno dirá que el orden correcto es al revés y a ratos hasta le daría la razón, pero ahora no me da la gana) y se puso a cantarme el cumpleaños feliz en medio de la cafetería. Eso es algo que nunca nadie me había hecho hasta ahora y la verdad es que lo flipé en colores; me hizo muchísima ilusión el detallazo que se marcó conmigo y eso que sólo nos hemos empezado a conocer un poco desde hace un par de semanas, que es lo que llevo quedándome en la biblioteca (hará un par de meses le hizo gracia mi Palm y se acercó a preguntarme por ella; a mí me pareció que estaba como una regadera pero me agradó su naturalidad y espontaneidad, y además, qué leches, a mí me cae bien la gente que está un poco más pa’llá que pa’cá). Después de comer y en el descanso que nos marcamos a media tarde estuvimos contándonos un poco nuestras respectivas vidas: 26 años, Acuario como un servidor, inició estudios de Medicina, luego se pasó a Psicología y tras currar de auxiliar ahora lo intenta con la Odontología (y con unas notazas). Hasta ahora sólo sabía lo de que era auxiliar y su expediente, así que me llevé una sorpresa cuando me contó todo lo demás. Como que está felizmente casada desde septiembre (sabía que convivía con su chico desde hace unos años, pero no que fuera su esposo). En fin, toda una caja de sorpresas. El caso es que esa última revelación le ha dado para mí aún mayor valor a su gesto, por lo que diré al final (seguro que ya lo estaréis intuyendo). Y no, por increíble que pueda parecer, no me estoy enamorando de ella, me sigue gustando más otra compañera de cuarto (…curso; ya quisiera yo que fuese a secas, pero por desgracia tiene novio, como casi todas las tías interesantes de mi facultad, snif, snif).

Bueno, sigo: lo segundo que me ha pasado hoy ha sido que otra compañera, V, se puso a hablar conmigo del próximo examen de Perio y casi sin venir a cuento me ofreció unos esquemas pasados a ordenador que llevaba consigo. Y se vino conmigo al metro y esperó pacientemente a que me los fotocopiara. Qué maja.

Tercera anécdota, parecida a la anterior. Una compañera de quinto, A, con la que siempre me he llevado bien (y con la que probablemente me quede la duda de qué hubiera pasado si me hubiese atrevido a tirarle los trastos las veces que he creído poder hacerlo, ya que ha habido momentos en los que me he sentido muy atraído por ella e intuyo que quizá fuera recíproco) me preguntó por mis exámenes y al contarle que tenía la Perio con Bascones me ofreció también sus apuntes pasados a limpio y con dibujitos y fotos y esquemas y la leche en verso. Además, también tenía algún que otro examen de años anteriores. Nos fuimos caminando hasta su casa (por Islas Filipinas) y mientras tanto actualizamos nuestras vidas desde la última vez que hablamos (a los de quinto apenas se les ve el pelo porque no tienen descanso y terminan sus prácticas antes que el resto). En general la vi feliz y en particular muy ilusionada con su nueva relación. Me alegro muchísimo por ella.


En fin, todo lo sucedido en el día de hoy me ha devuelto en parte la fe en el género humano, que últimamente andaba algo deteriorada (algunos intuiréis por qué). Supongo que soy demasiado suspicaz, que desconfío de la gente y que me cuesta creer que alguien haga algo por mí de forma desinteresada. Lo cual me hace pensar dos cosas: una, que quizá piense así porque es la forma en la que me comporto yo en la mayoría de las ocasiones y lo hago extensible al resto de las personas; y la segunda, que me quiero y me valoro muy poco (incluso puede que la primera sea consecuencia de la segunda, que se rumorea por ahí que alguna vez he hecho algo por alguien de forma desinteresada; será que mi memoria selectiva quizá me esté jugando malas pasadas). Bufff, a ratos me resulta un trabajo de titanes esto de las reformas, pero poco a poco creo que se va consiguiendo algo y esos pequeños progresos son los que me hacen continuar. Como también me hace continuar todas esas personas con las que me siento afortunado de conocer, como M. y unas cuantas más, a quienes admiro, envidio y desearía emular. Estoy en ello. Al menos puedo contar con la suerte de disponer de modelos en quienes fijarme. Y eso es mucho.

PS: Mientras escribía esta entrada no pude evitar recordar la película de Amélie, en la que la protagonista se propone mejorar el mundo mediante esos pequeños detalles que hacen más grata la vida a quienes te rodean. Como el detalle del pastelito. Si alguna vez lees esto, gracias, M. Lo dicho, deberían fabricarte en serie, a escala 1:20, para poder llevarte en el llavero y así ayudarnos a recordar qué cosas son las realmente importantes de las que no, a quienes como yo, tenemos cierta tendencia a olvidarnos de lo que en teoría ya sabemos.

posted by Logan 4:41 a. m.


martes, diciembre 31, 2002

 
Me estoy acordando en estos momentos de la parentela de los que llevan el mantenimiento de los servidores de Arrakis (o de Telefónica, que también podría ser). He tenido la mala suerte de mandar publicar la entrada justo cuando no tenía conexión porque se han caído los servidores (ya es mala suerte) y he perdido todo lo que había escrito. En fin, allá va la segunda intentona.

Esta noche me llamaron para quedar a tomar unas cervezas y me largué antes de lo previsto. Lo siento por los más allegados, pero tras algo más de una hora oyendo en un rincón retazos de anteriores quedadas y guiños cómplices sobre condados imaginarios, me empecé a aburrir un huevo y parte del otro, y empecé a pensar que lo mismo iba a estar más entretenido en casa aunque fuese viendo la carta de ajuste. La verdad es que sentí que no pintaba nada allí y que estaba sobrando.

Supongo que tiene bastante que ver con mis paranoias sobre no encajar en ningún lado, pero también estoy seguro de que influye y mucho la aversión que siento por el rol. Y eso que yo fui de los que se compraron la primera edición del D&D (sí, ésa, la de la caja roja) y aún conservo la tercera edición del RuneQuest comprada personalmente en Londres, hará unos quince años atrás. Quién me ha visto y quién me ve. El caso es que le he estado dando vueltas al porqué de dicha aversión, sobre todo tras las CLN de Granada, y creo haber encontrado la respuesta. Creo que vivo el rol como un muro que poco a poco se ha ido levantando a mi alrededor y que lenta e insidiosamente se interpone entre parte de mis amistades y yo. Hasta el punto de que en alguna ocasión he sentido que no podía contar con el apoyo de algún amigo cuando lo necesitaba porque le coincidía con su taller de los días pares sobre runas élficas y eso tenía prioridad absoluta. En fin, lo que antes era patrimonio de unos pocos ahora está de moda y no hay fin de semana que no haya una quedada rolera y en la que no lo es, no faltan los comentarios alusivos a las mismas y cada vez me siento más en fuera de juego las pocas veces que quedo con ellos. Podría intentar integrarme yo también en el rollito rolero, pero por todo lo dicho y tras haberlo intentado, la verdad es que no lo veo factible; es demasiada la tirria que me produce. Me da que el muro va a ser infranqueable; lo que a unos une a otros separa. En fin, si alguien quiere Los mitos de Cthulhu (fotocopiados) y un módulo (original) para el mismo o el RuneQuest (tapa dura, original y en inglés), que pida por esa boquita. Aunque este último me lo pensaría un poco, que tiene alguna que otra ilustración a color potable (claro que si me dan a cambio un cómic cualquiera con ilustraciones del Boris Vallejo, por poner un ejemplo, no lo dudaría ni un instante). Sí, ya sé que esto suena a "Marta muerta. Vendo Opel Corsa". Y a mí qué.

posted by Logan 4:28 a. m.


This page is powered by Blogger. Isn't yours?